Especial Materia Oscura (parte 2)


En la primera parte de este Especial Materia Oscura repasamos algunos de los intentos que se están llevando a cabo para demostrar su existencia. La teoría cosmológica estandard predice que esta materia tiene que existir, pues de lo contrario nos encontraríamos con un Universo muy diferente del que vemos (bastante menos ordenado). Pero, ¿y si la materia oscura no fuera más que una ilusión, un postulado ficticio? La historia de la ciencia y el pensamiento en general nos da varias lecciones acerca de esta posibilidad (el flogisto, el éter, los demonios de Maxwell, etc.), por lo que no debemos dejar de lado la posibilidad de que tal materia no exista y que, por lo tanto, la teoría cosmólogica estandard deba ser revisada. Veamos ahora algunas opiniones que ponen en duda la existencia tal Materia Oscura.

La idea de la existencia de una ‘materia oscura’ fue propuesta a principios de la pasada década de los treinta ante la imposibilidad de explicar el movimiento orbital de las galaxias en cúmulos lejanos, mucho más rápido de lo que debería ser si no hubiera más materia de la que se puede ver. Ahora, pasada la primera década del siglo XXI, se ha publicado estudios que apuntan a que la misteriosa y fantasmal sustancia que conocemos como materia oscura podría no ser más que una ilusión creada por la interacción gravitatoria entre partículas virtuales de materia y antimateria en el espacio vacío.

Recordemos que nadie ha conseguido todavía capturar, ni observar, un átomo de materia oscura. Ni crearlo en laboratorio. Y eso a pesar de los ingentes esfuerzos realizados durante las últimas décadas. Por lo que es perfectamente lógico intentar explicar el Universo que vemos de otra forma. Por ejemplo, el físico Dragan Hajdukovic, del CERN, el gran centro europeo de investigación nuclear, ha propuesto una atrevida explicación alternativa, basada en lo que él mismo llama la “polarización gravitatoria del vacío cuántico”. (El vacío cuántico es la forma en que los físicos se refieren al vacío espacial. Y es que, en realidad y a pesar de las apariencias, el espacio que hay entre las estrellas, o entre las galaxias, no está vacío, sino que es una especie de mar efervescente en el que de forma continua aparecen y desaparecen partículas y antipartículas virtuales, llamadas así porque su existencia es tan breve que no es posible observarlas ni determinar ninguna de sus propiedades.)

La teoría de Hadjukovic es muy interesante, tanto como la de la existencia de la materia oscura y, además, también se basa en postulados que están por comprobarse. Según este científico, la materia y la antimateria no sólo se diferencian (y oponen) en que la una tiene una carga eléctrica positiva y la otra una carga eléctrica negativa, sino que su pensamiento juega con la idea de que la gravedad también sea de dos tipos, como la electricidad. Así, la materia tendría, digamos, ‘gravedad positiva’ y la antimateria ‘gravedad negativa’. Lo cual significa que, a pesar de que sus cargas eléctricas opuestas hacen que se atraigan, las partículas y las antipartículas (la materia y la antimateria) son “gravitatoriamente repulsivas”.

Pero, ¿puede explicar entonces esta ‘teoría de las dos gravedades’ el ordenamiento de las galaxias? Si Hajdukovic tiene razón, el juego gravitacional de partículas-antipartículas sería suficiente para hacer más fuerte el campo gravitatorio de las galaxias y conseguir que permanezcan unidas a pesar de su excesiva velocidad orbital. Y todo sin necesidad de recurrir a una cantidad extra de materia, esto es, a la materia oscura. Por supuesto, antes de dar por buena la teoría de Hajdukovic, será necesario comprobar si efectivamente existen dos tipos de gravedades opuestas, y también si es posible que las partículas virtuales puedan tener cargas gravitatorias que se opongan entre sí. Así que, por ahora y a pesar de lo interesante de sus planteamientos, Hajdukovic no ha hecho más que sustituir un misterio (el de la materia oscura) por otro.

Otra forma de cuestionar la materia oscura es decir que los datos con los que habíamos estado operando (y que nos hicieron pensar que se necesita más materia) sencillamente están mal. Unos científicos del Departamento de Física de la Universidad de Durham (EE.UU.) han puesto patas arriba la teoría clásica afirmando que las estimaciones actuales del contenido del Universo pueden ser incorrectas y concluyen que, de tener razón, el «lado oscuro» ni siquiera existe. En este caso no se proponen nuevas teorías, no es un ejercicio del pensamiento que busca soluciones. En este caso tenemos otro aspecto igual de importante para el pensamiento y la elaboración de teorías explicatorias: la revisión concienzuda de los datos obtenidos, la puesta en duda general y sistémica de lo cosechado hasta ahora. Un trabajo en apariencia menor, por así decir, no tan elevado como la creación de teorías e hipótesis, pero tan importante y necesario como éste (la historia también nos enseña que por no revisar datos se han dado por válidas teorías perfectamente erróneas).

Algunos de ustedes estará pensando que la materia oscura está bastante probada, y que de hecho los científicos han creado incluso mapas con la distribución de la materia oscura en el Unvierso, alrededor de galaxias y cúmulos de galaxias. Y es cierto, pero, por el bien del pensamiento, no se pueden obviar datos como el siguiente: los científicos del mejor y más sofisticado experimento creado hasta la fecha para detectar partículas de materia oscura tuvieron que admitir que, depués de cien días de intensa investigación y análisis, no han sido capaces de encontrar ni rastro del invisible y misterioso material del que se supone está hecho más del 20% del Universo en que vivimos. No encontraron evidencia alguna de la existencia de WIMPs. Un jarro de agua fría para la Física cosmológica estándar, y también para los resultados obtenidos por otros equipos de investigación, convencidos de haber hallado ya pruebas de su existencia.

A pesar de todo, no significa que la materia oscura no exista en absoluto, sino que ésta resulta mucho más elusiva y difícil de detectar de lo que se creía hasta ahora. En efecto, son muchos los que piensan que el trabajo realizado en el detector de materia oscura más sofisticado construido hasta el momento servirá para ajustar los actuales modelos y teorías sobre las partículas de materia oscura, lo que ayudará a su vez en los futuros intentos de detectar al esquivo WIMP.

Por el momento, vamos a dejar aquí el asunto. Seguro que faltan muchos datos en este Especial, pero espero que haya servido para hacerse una idea del estado de la cuestión y, sobre todo, para disfrutar de uno de los más importantes puntos en conflicto de la ciencia actual. Apasionantes tuvieron que ser los años en que se desarrolló el conflicto Teoría Heliocéntrica/Teoría Geocéntrica, así como los del conflicto Oxígeno/Teoría del Flogisto. No nos ha tocado vivir aquellos años, pero sí tenemos la suerte de vivier estos años en los que las grandes teorías físicas se ponen a prueba: bosón de Higgs, Materia Oscura/Energía Oscura e incluso la Teoría de la Relatividad, están siendo contínuamente cuestionadas y respaldadas, y nosotros, desde este blog, estaremos atentos a todo lo que ocurra.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cosmología

2 Respuestas a “Especial Materia Oscura (parte 2)

  1. Fausto Anacleto Santos Caceres

    Cuando dices -un jarro de agua fria para la fisica…- me vino la idea de cual es esa fuerza que une o trata de mantener unido todo en el espacio cosmico. Si agarras un jarro muy frio con tus dedos, digamos calientes, veras que una fuerza invisible te los deja pegados, no necesariamente que los atrae… Tengo entendido que el espacio interestelar es muy frio y los objetos -galaxias, etc. son, digamos calientes y estan pegados a ese espacio -jarro helado-. He ahi la materia o energia oscura…

    • Tu argumento se parece un poco al de Dragan Hadjukovic, salvando las distancias en el sentido en que él habla de tipos de gravedad (positiva y negativa) y tu de un mecanismo de frío/calor. En ese caso creo que la conclusión sería la misma: no existe la materia o energía oscura, sino que el orden de los objetos (galaxias, etc) en el Cosmos se debe a la interacción de fuerzas (en este caso a un mecanismo de frío/calor). Gracias por tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s