Grafeno a base de galletas


Científicos de la Universidad de Rice, dirigidos por el químico James Tour, han publicado un artículo en la revista especializada ACS Nano en el que explican cómo lograron producir grafeno a partir de un material que “abunda”: las galletas de las niñas exploradoras. El experimento, que suponemos busca simplemente demostrar que la ciencia no siempre tiene que ser complicada o aburrida, tuvo lugar como parte de una apuesta informal entre dos grupos de científicos, después de que el año pasado uno de ellos anunciase que había creado grafeno a partir de azúcar.

¿Qué es el grafeno? Es una de las diversas formas que tiene el carbono de presentarse según cómo se estructure su composición química. Es decir: es carbono modificado (el cual puede presentarse como grafito, diamante, grafeno y fulereno). Concretamente, el grafeno es un material bidimensional que consiste en una tesela hexagonal de carbono, similar a los panales de abeja. En varios laboratorios del mundo se está experimentando con este increíble material, que parece tener aplicaciones en campos tan diferentes como electrónica o la mecánica. Hace algunos años se necesitaba un equipo bastante complejo para producir grafeno, pero los científicos han mejorado los procesos necesarios para obtener esta molécula compuesta por átomos de carbono hasta el extremo de poder crear grafeno a partir de las típicas galletas que venden las niñas exploradoras.

Bajo mi punto de vista, lo realmente interesante de esta noticia es que muestra bastante a las claras lo beneficioso de la investigación científica y su capacidad para abaratar costes. Pensemos en el primer ordenador, grande como una casa y costosísimo. Hoy en día todo el mundo tiene uno y cada vez son más pequeños, ligeros, baratos, resistentes y eficientes. Sencillamente, la tecnología y la investigación científica no es cara. Se encarece por los interesentes mercantiles, pero no por los costes de producción. Recordemos que a pesar de sus extraordinarias características, el grafeno no es otra cosa que una enorme molécula, de un átomo de espesor, compuesta de carbono. El carbono es uno de los materiales más abundantes, que forma parte tanto de la mina de un lápiz, de los diamantes, de nosotros mismos y -por supuesto- de las “Girl Scout Cookies”. Los científicos de la Universidad de Rice diseñaron un proceso para poder obtener este material a partir del contenido de carbono que poseen -al igual que casi todo lo que comemos- las citadas galletas. El propio Tour recuerda que cuando un colega le comentó acerca de usar azúcar como fuente para la fabricación de grafeno, un miembro de su equipo sugirió que “sería posible hacerlo a partir de cualquier fuente de carbono. Por ejemplo, las galletas que venden las chicas de los grupos Scouts.” Y así fue como el grupo se puso a pensar “seriamente” en el problema.

La vida no es cara, pero nos la venden a precio de oro.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s