¿Un OVNI en el fondo del mar?


Observen el vídeo sobre estas líneas. Se trata de una imagen de sonar del fondo del golfo de Botnia, un estrecho brazo de mar de unos 700 km. de longitud situado entre Finlandia y Suecia. Aparece una extraña anomalía de forma circular, de unos 18 metros de diámetro. Su perfil extraordinariamente regular parece indicar que se trata de un objeto artificial, aunque no puede descartarse un posible origen natural. El objeto se encuentra a unos noventa metros de profundidad y fue descubierto durante una exploración oceánica por el investigador sueco Peter Lindberg, que desde hace dos décadas se dedica a buscar barcos hundidos y a recuperar sus cargas.

Linberg se hizo famoso en 1997 cuando encontró los restos del Jönköping, un carguero sueco hundido por un submarino durante la primera guerra mundial, y recuperó una parte de su valioso cargamento: 2.500 botellas intactas de champán Heidsieck&Co Monopole 1907 “Gout Americain” dedicadas a la Flota Imperial Rusa. Varios cientos de esas botellas se vendieron después en el hotel Carlton Ritz de Moscú, al ‘módico’ precio de 275.000 dólares cada una.

En esta ocasión, sin embargo, Lindberg se podría haber topado con algo todavía más sorprendente. Según él mismo ha explicado, el pasado 19 de junio su equipo se encontró, durante un rastreo con sonar, con “un gran círculo de unos 18 metros de diámetro. Se pueden ver un montón de cosas raras en este trabajo, pero durante mis 18 años como profesional jamás había visto nada como esto. Su forma es completamente redonda”. Para añadir aún más misterio, Lindberg asegura que existen evidencias de un rastro de unos 300 metros (ver la imagen) que sugiere que el objeto se arrastró por el fondo hasta detenerse en su ubicación actual. Más que suficiente para que los medios de comunicación suecos hayan empezado a hablar de OVNIS y más de uno ya haya afirmardo directamente que el misterioso objeto es, sin duda alguna, una nave de origen extraterrestre que se estrelló en el mar y que dejó un rastro en el fondo antes de detenerse por completo. Por supuesto.

Sin embargo, nadie ha bajado aún hasta el fondo del golfo de Botnia para comprobarlo. Y quien lo haga, si es que alguien está dispuesto a correr con los gastos, podría encontrarse con una formación natural sin el mayor interés o, incluso, con algún tipo de estructura redonda de fabricación humana. Las imágenes de sonar, por sí solas, no permiten apreciar el objeto con el detalle suficiente como para salir de dudas.

Por su parte, Lindberg ha asegurado que no tiene el suficiente interés, ni los medios necesarios, para investigar la anomalía. Así que deja para otros la gloria, o el chasco, del descubrimiento. Si efectivamente se tratara de una nave extraterrestre, su valor sería incalculable y compensaría la inversión con creces. Aunque en estos temas descubrir algo así puede salirte más caro que la sola pérdida de dinero…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Conspiranoide, OVNI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s